¿Qué es el Habeas Corpus?

En ocasiones, cuando se encuentran abogados penalistas, se suele comentar el gran conocimiento que algunos delincuentes tienen del derecho penal práctico. Una opinión que suscriben bastantes policías y guardias civiles.

Por ejemplo, cuando ha llegado el caso, cuando algunos de estos delincuentes creen que han sido detenidos erróneamente, que en esa ocasión son inocentes, no dudan en exigir a los responsables de su confinamiento un “Corpus Cristi”. 

1. Qué es y cuando se aplica el habeas corpus

No piensen que se trata de algo religioso. Nada que ver. El Corpus Cristi al que se refieren es el recurso de “habeas corpus”, una garantía constitucional que nos protege a todos los ciudadanos de los arrestos y detenciones arbitrarias.

Para ser más precisos: es el derecho que tenemos todos los ciudadanos, cuando hemos sido detenidos o estamos presos, a comparecer de una forma inmediata y pública ante un juez o tribunal para que, tras escuchar nuestro testimonio, resuelva si nuestro arresto fue o no legal y si debe alzarse o mantenerse.

En España, el plazo de detención preventiva es de un máximo de 72 horas.

2. Cómo funciona el habeas corpus

¿Y cómo funciona?  La Ley Orgánica sobre Regulación del procedimiento de Hábeas Corpus lo explica de una forma muy clara. El hábeas corpus es un escrito dirigido al juez de guardia que redacta –y puede hacerlo a mano-, pidiendo amparo, aquella persona que sienta que ha sido detenida errónea o ilegalmente.

En el documento de hábeas corpus debe constar el nombre y los dos apellidos, las circunstancias personales, el lugar donde se halla privado de libertad, la autoridad que lo custodia y todos aquellos datos que considere relevantes. Los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado tienen la obligación de hacer llegar dicho escrito de hábeas corpus al juez de una forma inmediata.

La ley regulará un procedimiento de «habeas corpus» para producir la inmediata puesta a disposición judicial de toda persona detenida ilegalmente. Asimismo, por ley se determinará el plazo máximo de duración de la prisión provisional. Art. 17.4 CE

La autoridad judicial, a su vez, ordenará a los agentes que lleven a su presencia al solicitante para decidir si la detención ha sido realizada de forma correcta.

Si el juez determina que la detención no cumple los requisitos establecidos, ordenará la puesta en libertad del detenido. Si no es así, este volvería al punto de detención, o a otro establecimiento policial diferente, si el magistrado lo considerara apropiado.

3. Origen del habeas corpus

El Hábeas Corpus procede del latín y quiere decir ¨que tengas el cuerpo¨. Data de la época más remota del Imperio Romano, aunque su origen más moderno se halla en la Carta Magna británica de 1215.

En el derecho histórico español aparece con otro nombre, en 1428, en el Fuero del Reino de Aragón. Se le denominaba recurso de manifestación de personas. Con un nombre u otro, esta institución estaba concebida como una forma de evitar agravios e injusticias cometidas por los señores feudales contra sus súbditos o personas de clase social inferior.

Durante la Revolución inglesa, la burguesía consiguió satisfacer sus exigencias de tener alguna clase de seguridad contra los abusos de la corona y limitó el poder de los reyes sobre sus súbditos. Habiendo proclamado la Ley de Habeas corpus en 1679, en 1689 el Parlamento impuso a Guillermo III de Inglaterra en la Bill of Rights una serie de principios sobre los cuales los monarcas no podían legislar o decidir.

En nuestro tiempo los señores feudales han desaparecido, pero lamentablemente todavía existen arbitrariedades y agravios. Para eso está el Hábeas Corpus. Para protegernos de ellos. Y si, llegado el caso, nos olvidamos de su nombre específico, como último recurso podremos invocar el de Corpus Cristi, que se ha demostrado que funciona.

Fuente: El Confilegal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *