Efectos fiscales de donación vs compraventa de inmueble.

Hace poco me ha consultado un cliente sobre las diferencias entre la donación y la compraventa en cuanto a los efectos fiscales de cada una. Para poder responder hay que tener en cuenta que hay tributos y que dependerá de la comunidad autónoma en la que nos encontremos.

Impuestos a pagar en caso de donación

Donantes

Los donantes del inmueble deben liquidar en el Impuesto de la Renta (IRPF) la correspondiente ganancia patrimonial, como si de una compraventa se tratase. La donación de bienes se considera una transmisión lucrativa que puede generar ganancias –o pérdidas– patrimoniales. La ganancia –o pérdida– patrimonial se calcula a partir de lo que valía la vivienda cuando se adquirió y lo que vale cuando se dona.

También corresponde al donante el pago del  impuesto sobre el incremento del valor de los terrenos urbanosconocido como plusvalía, tributo que depende de cada Ayuntamiento. Es el que afecta a quien transmite un bien inmueble de carácter urbano.

Donatarios

Quienes reciben las donaciones deben pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones. La cantidad que se abone dependerá de muchos factores, entre ellos, el valor del bien o la comunidad autónoma donde se encuentre ubicado. En la mayoría de comunidades hay bonificaciones: del 99%, del 75%… pero en otras, no existen, de tal manera que los impuestos a pagar pueden variar mucho de unas comunidades a otras.

Impuestos a pagar en caso de compraventa

Vendedores

Los impuestos que tendrán que pagar los compradores son los mismos que en el caso de las donaciones. Deben liquidar el IRPF y asumir la plusvalía municipal.

Compradores

Quienes compran la vivienda, como en cualquier operación de compraventa de una vivienda de segunda mano, deben abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, que también varía según la comunidad en la que nos encontremos.

Ni que decir que, en cualquier compraventa debe existir una transferencia económica del comprador al vendedor, bien porque tiene la cantidad ahorrada, porque pide una hipoteca o bien porque realice un préstamo privado.

Dicho esto, un inmueble no se puede donar ni vender anormalmente reducidos. Ante estos casos, saltan las alarmas y Hacienda revisa el valor del bien transmitido. Todo bien tiene un valor mínimo a efectos fiscales. En algunos casos se toma como referencia el valor catastral del inmueble, al que se multiplica por un determinado coeficiente corrector en función de su ubicación. Lo que realmente importa a Hacienda no es el importe de la transacción, sino el valor real del bien, que se tomará como base para el pago de los impuestos.

Llegados a este punto, si no sabes que opción te interesa más, haz cuentas o consulta a tu abogado, tanto para elegir la opción menos gravosa, como para evitar posteriores inspecciones de Hacienda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *